Una propuesta, Un compromiso 28/9/12

El Partido Nacional como toda su historia y hoy más que nunca está
reivindicando la necesidad de un propuesta nacional con apertura,
pretendiendo hoy más que una propuesta clara sustentada por una
base popular, una propuesta que abra la participación a ciudadanos
de todas las tendencias, sin divisiones ni preconceptos. La
honestidad intelectual y la unidad de pensamiento es el único
requisito valido para sumarnos a este objetivo común.
A la luz de las encuestas, podemos afirmar que hay blancos que no
están decididos a votar a nuestro Partido por diferentes razones.
Algunos votaron a este gobierno en busca de equidad y seguridad
social y no se necesita ser muy experto para inferir que éstos
sumados al voto opinión es sin duda el volumen electoral a
conquistar.
Y es aquí que debemos lograr una renovación en lo que ha
propuesta se refiere. Hoy la oferta que se impone se llama ingenio,
transformación, renovación y apostar a ganar con una base popular,
no sirve ser la mayoría de la minoría.
Cuando hablamos de propuestas con contenido nos referimos a un
análisis coherente de las realidades de nuestro país, de las
inquietudes del Uruguay real, en contraste con lo prometido por el
partido de gobierno que no se cumplió.
Cuando hablamos de ingenio, nos referimos a una oreja bien
grande que interprete inquietudes. Pero para esto se necesita un
poco más que estructura electoral y buenas intenciones. No
debemos confundir presentaciones de los síntomas de cada
subsector con lo que significa lograr diagnósticos reales a partir de
las verdaderas causas profundas de la realidad. Es en este punto
que debemos trabajar.
Hay contradicciones en las cuales el gobierno actual ha incurrido
que debemos destacar, como en la política educacional que no se
ajusta con las exigencias del mundo de hoy, las multinacionales y
los acuerdos de exoneración de impuestos afectando aspectos del
aparato productivo nacional para cubrir el endeudamiento, el
manejo del crédito y el tipo de cambio ajeno a las cadenas
exportadoras, todo esto soportando un sistema impositivo
agobiante.
Desde el punto de vista de la salud, el sistema integrado de salud
pasa a de ser una idea promisoria a constituirse en un rotundo
fracaso, comenzando por pasar los usuarios en masa al sector
privado sin reparar en el detalle de que no podían pagar los tickets y
luego el gran problema de gestión de ASSE que es de mala
administración y no se arregla con dinero.
Hoy el sistema de salud no es capaz de evitar que muera el que no
tenga que morir.
No descubrimos nada si volvemos a destacar la gran ausencia de
este gobierno: la seguridad, todos estamos desconformes y con
temores. Se critica y se buscan causas sociológicas, se reparten
culpas y responsabilidades. Por otro lado hay una ley de defensa
que no se aplica, el sistema de seguridad es pésimo y el proyecto
nacional. La solución de todos y para todos no aparece, pero
mientras mueren uruguayos todos los días…
En lo referente al sector empresarial, el pequeño y mediano
empresario, la gran mayoría que con 30 o 50 años tiene que
fabricar su trabajo y la garantía es su propio lomo y si levantan
cabeza o pueden avanzar se enfrentan a los que increíblemente
hoy piensan en términos de “Patrones y la mersa”.
Pero hay preocupaciones que son también muy importantes para
todos los uruguayos, es el manejo de las relaciones internacionales
y fundamentalmente con Argentina.
Hay una historia de nuestro país como independiente y apegado al
derecho internacional que se ha deteriorado por visiones parciales.
Así podemos citar el cuestionable ingreso de Venezuela al
MERCOSUR. Nuestro Presidente lo defiende por aspectos
comerciales, mientras desde el punto de vista jurídico muchos lo
han cuestionado, incluido el propio vicepresidente, que considero
que es una gran herida institucional al bloque desconociendo los
tratados como mecanismos de protección de todos, dependiendo de
ahora en más de la decisión de los más fuertes.
Entonces surgen interrogantes. Sale Paraguay, entra Venezuela.
¿Es Venezuela un buen socio comercial o solamente un amigo
político? Un amigo político que no respeta la constitución y los
derechos, que se asocia en medio de un marco anti imperialista y
con un gobierno que ostenta vicios antidemocráticos. Un socio que
puede traer muchos problemas, porque como amigo ingresa al
MERCOSUR sin saber cómo va a cumplir con las normas como
miembro para liberalizar el comercio, adoptar el arancel externo
común y es una economía que se asocia más a los grandes del
barrio que al Uruguay.
Los problemas y las soluciones no tienen divisas y hoy nos agobian
preocupaciones que son comunes y así hay que resolverlos.
El Partido Nacional unido debe buscar estas soluciones con una
convocatoria abierta y amplia que nos despegue del 20 % del
electorado hacia la mayoría que puede cambiar las cosas.
Hoy el partido de gobierno ha bajado en la intención de voto y
simpatías, pero eso no se refleja claramente en el crecimiento de
los partidos de oposición sino en el incremento de los indecisos.

Ese es un mensaje muy claro que debemos interpretar con la mejor
lectura. Hay un importante número de defraudados que no sienten
que el gobierno haya cumplido con su compromiso y es ahí donde
está el desafío de un Partido Nacional que pretende ser competitivo
con posibilidades de éxito.
Y es en este aspecto que es importante definir propuestas sin
formatos predeterminados y buscando superar el techo de
crecimiento que hemos enfrentado hasta ahora, en este marco el
contenido y las propuestas técnicamente posibles asoman como la
clave del éxito.
En resumen los orientales vienen de una gran expectativa y de una
gran decepción, un sistema que consideraban agotado y un trabajo
paciente y de mucho tiempo de la izquierda con el doble propósito
crear una esperanza de cambio y simultáneamente asociar todos
los males con las incapacidades de los gobiernos anteriores ,fueron
creando un cúmulo de compromisos que se presentaban como muy
fáciles, pero esos compromisos no se cumplieron, y los efectos de
una sociedad que no cumple con sus compromisos son muy
nocivos y duraderos, y no nos cansamos de sostener que sobre
esta senda está nuestro trabajo.
Aníbal V. Abreu
Convencional Nacional
Anibal V Abreu

Ir a la La democracia
La Democracia, Columna de Anibal V Abreu

http://www.lademocracia.info/N123/C_abreu123.html

Usted puededejar una respuesta, o escribanos desde su sitio.