En Perspectiva

En Perspectiva: Emiliano Cotelo    Martes 2011 10 04

Fiscal Enrique Viana advierte sobre la existencia de una jurisprudencia antiambiental

04.10.2011 | 17.21

La semana pasada el fiscal en lo civil Enrique Viana fue noticia cuando dos personas intentaron hacerlo entrar a su casa y, ante su resistencia, lo hirieron en las dos piernas. Sin embargo, el fiscal se ha destacado desde hace años por sus acciones en diversos temas que van desde la instalación de Botnia, el contrato entre el Estado y Montes del Plata, el proyecto de la minera Aratirí, el INAU y más recientemente el Ministerio de Salud Pública. En conversación con En Perspectiva, Viana opinó que en la Justicia uruguaya “no existe madurez” como para darle la razón a un fiscal que acciona contra el Estado y que “en temas ambientales existe incluso una jurisprudencia antiambiental”. Por otro lado, Viana se refirió a la Ley de Participación Público-Privado y expresó que “esa ley es sumamente peligrosa” porque “se confunden intereses públicos y privados, y cuando se confunden o se negocian intereses públicos y privados juntos, los que desaparecen son los intereses públicos”. Y completó: “En estos temas está en juego el concepto de República, porque que seamos una República supone, primero, que existen intereses públicos que están por encima de intereses privados”.

 

 

 

página 1 de 5
(emitido a las 10.12 Hs.)

EMILIANO COTELO:
En el ambiente judicial algunos lo llaman “el fiscal verde”.

Desde hace años, el fiscal en lo civil Enrique Viana viene presentando acciones que tienen como línea común la defensa del ambiente: años atrás fue contra la instalación de Botnia y más recientemente presentó una demanda de nulidad del contrato entre Montes del Plata y el Estado uruguayo. También ha sido muy crítico del desarrollo minero que proyecta Aratirí. En otro frente, obligó al INAU a dejar de usar contenedores para la reclusión de menores infractores, y ahora intima al Ministerio de Salud Pública para que controle la eficacia de los medicamentos genéricos antes de autorizar su suministro a los pacientes.

Vamos a conversar con el fiscal Enrique Viana.

Empiezo consultándolo por lo que le ocurrió la semana pasada, esa noticia que dimos y que a todos nos generó una preocupación fuerte, el ataque que padeció el miércoles de madrugada cuando volvía a su casa. Dos delincuentes intentaron hacerlo entrar a su vivienda, usted se resistió, finalmente le robaron la billetera y le dieron dos balazos en las piernas.

Ese último detalle de los balazos en las piernas dio para especular con la posibilidad de que ese ataque hubiera sido algo más que una rapiña o un intento de rapiña y que fuese una amenaza de tipo mafioso. ¿Usted tiene una interpretación de qué fue lo que pasó?

ENRIQUE VIANA:
Sí. Hace ahora muchos años, pero hasta el año 98 fui fiscal departamental, y cuando uno trabaja como fiscal departamental trabaja en materia penal. Entonces uno tiene ciertos conocimientos, ciertos recuerdos o sabe ciertas cosas de los modus operandi. Generalmente uno lo sabe de los expedientes, y en este caso me tocó ser víctima del tema.

En efecto, fue un intento de rapiña con la intención de llevarme a la parte superior de la casa. Yo estaba saliendo del garaje en ese momento. Lo de los disparos en las piernas obedeció a que cuando intentan llevarme hacia arriba me escapé, se produjo un forcejeo, me alcanzaron, y para evitar que siguiera en pie me tiraron un primer tiro en una pierna, ahí perdí un poco la noción de los movimientos, y luego un segundo tiro en la otra pierna, y se fueron. Fue más que nada para cubrir su huida. Los hechos fueron como usted los describió.

EC – ¿No hay otra lectura posible?

EV – No, de mi parte no. No existe, por las características. Yo estuve encerrado en el garaje por un espacio quizás de cinco, siete, ocho minutos –uno ahí pierde un poco la noción de tiempo–, en constante dialogado con ellos, y pienso que toda la intención era llevarse dinero. No sé qué habría pasado luego arriba.

EC – Lo único que se llevaron fue la billetera.

EV – Fue lo que me sacaron en el momento. Uno de ellos subió a la parte superior de la casa, pero de la casa no llegaron a sacar nada. La intención era llevarme a la parte superior. Cuando intentan llevarme a la parte superior yo me zafo y logro mover el portón de hierro y salir corriendo hacia la calle. Yo vivo a escasos metros de Rivera. Mi intención era llegar a Rivera, aunque sabía que iba a ser difícil, porque estoy a unos 30 metros, pero en subida y con personas más ágiles que yo sabía que iba a ser prácticamente imposible.

EC – ¿Cómo está ahora? ¿Se ha recuperado? ¿Qué pasó con las heridas en las piernas?

EV – Desde anoche tengo el alta y estoy en mi domicilio.

EC – Todavía tiene que hacer reposo.

EV – Sí, por suerte puedo apoyarme en las dos piernas, esa es de las cosas que uno valora más. Voy a seguir bajo vigilancia médica, obviamente.

EC – ¿Tiene que hacer algún tratamiento de rehabilitación?

EV – Por ahora no me lo han indicado. Pienso que no, porque si bien me desplazo con dificultad, no he tenido necesidad de muletas o ese tipo de cosas.

EC – Ojalá entonces esa recuperación vaya rápida

Usted puededejar una respuesta, o escribanos desde su sitio.